Search
Generic filters

EDICIÓN N° 12

CAMBIO SOCIAL Y SUPERACIÓN DETRÁS DE LAS REJAS

Sin importar el delito, la escolaridad o la edad de los internos, los programas ofertados al interior de la cárcel La Picota han tenido bastante acogida por el personal privado de la libertad.
Hernando Manjarrés Altahona
Comunicador SENA Distrito Capital
2022/ENERO

.

A las 7:30 de la mañana el grupo de comunicaciones de nuestra Entidad ingresa a la penitenciaría de máxima seguridad La Picota, una cárcel que alberga más de siete mil internos condenados por diferentes delitos. Su objetivo, conocer a los internos que estudian con el SENA.
Al interior de la misma ya está presente el SENA, a través del Centro de Tecnologías y Construcción para la Madera, con diferentes cursos de formación impartidos por tres instructores que llevan varios años trasmitiendo conocimiento y formando a los internos.
Nuestra Entidad, a través de un convenio que adelanta hace ya varios años con el centro carcelario, ofrece al interior de este, los programas de formación en: Construcción, Mantenimiento y Reparación de Estructura en Guaduas, este es el más pedido por la población carcelaria. Así mismo, Técnicos en Carpintería, Operarios en Carpintería y todos los cursos complementarios que se requieran.
El instructor Pedro Sánchez, capacita en los talleres del centro carcelario, los distintos cortes de la madera.

En esta penitenciaría, con mucha frecuencia se realizan certificaciones para el personal carcelario, entregadas por el SENA a quienes adelantan los diferentes cursos de formación.

“Tuve la oportunidad de realizar el curso en técnico en guaduas y por haber terminado, quiero salir adelante y tener otra oportunidad afuera. Duré un año y tres meses en terminarlo y aprendí a desarmar, procesar e incrustar la guadua. Sin duda lo practicaré cuando obtenga mi libertad”. Puntualiza William Saldaña, interno y aprendiz.
Las estructuras de guaduas que actualmente se encuentran al interior del penal, son diseñadas y construidas por los aprendices de los programas antes mencionados. Estas, a su vez, tienen diferentes usos como: en lo deportivo se utilizan como camerinos; en lo administrativo, como el lugar de encuentro de algunos guardas de seguridad y, en los límites de algunos patios, para reunión de los internos y para recibir visitas.
“Estamos cambiando vidas en el proceso de resocialización, con el personal privado de la libertad, El SENA está presente en sus diversos programas de formación desde las actividades complementarias hasta tituladas”. Expresa el instructor Pedro Gómez quien, junto a tres instructores más, lleva unos seis años impartiendo formación en el penal.

CAMBIO SOCIAL Y SUPERACIÓN DETRÁS DE LAS REJAS

Conozca los programas en los que se forma la población carcelaria.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Carlos Mario Estrada Molina, Director General del SENA.
Pilar Navarrete Rivera, Jefe Oficina de Comunicaciones SENA.
Comité Editorial: Guillermo Martin, Karen Camacho y Fernando García.
Comunicadores: Carolina Perdomo, Doris Briceño, Valeria Delgado, Lina Castillo, y periodistas regionales.
Diseño: República Audiovisual.